luna-roja-getty

El tinte rojo con que parece que se "adorna" la Luna para cautivar admiradoras y admiradores en la Tierra, se lo "presta" la atmósfera de la Tierra cuando la Luna se halla a poca altura sobre el horizonte. Es el mismo tono rojizo que vemos en las nubes cercanas al horizonte al atardecer o al amanecer (si somos madrugadores), o en el Sol cuando se encuentra bajo sobre el horizonte. Se debe al efecto de la dispersión de los colores que componen la luz blanca cuando atraviesa la atmósfera terrestre, conocido como dispersión Rayleigh.

Submit to FacebookSubmit to Twitter

AGRUPACIÓN ASTRONÓMICA DE MADRID
C/ Albendiego, 22 28029 (MADRID) Teléfono: 91 467 12 68

e-mail: info@aam.org.es