PRÓXIMOS EVENTOS AAM

  • 05 Sep 2017
    Una vez empezada la charla, deberá seguirse desde otra sala. All Day
  • 05 Sep 2017
    Curso de física básica. Necesaria inscripción previa. 17:30 to 19:00
  • 05 Sep 2017
    Eclipse USA-I 19:30 to 21:00
  • 07 Sep 2017
    Grupo de Iniciación. Cielo del mes, efemérides, constelaciones: Acuario, Capricornio, Pez Austral (Caballito, Escultor, Delfín). Necesaria inscripción previa. 19:30 to 20:30
Gráfico 1: Sol en Óptico & Radio (Ago-Sep-Oct 2016)
Gráfico 2: Tendencia 5 Años

Texto: de Nicolas Ortego. Gráficos: N.Ortego (óptico) y Jesús Bartolomé (radio). Nº de Wolf: N.Ortego y Enrique Velarde. Fotos: N.Ortego y SDO/NASA-NOAA.

Comenzó el mes de octubre con dos días de un Sol sin manchas (R=0), seguidos del consabido repunte a base de grupos con focos pequeños y poco activos y acentuándose el debilitamiento de actividad conducente hacia el Mínimo del Ciclo 24. (ver Gráficos 1 y 2). Sin embargo, no faltaron eventos aislados como el colapso de un filamento, alguna CME, y grande (pero débil) protuberancia al NE solar, de corta existencia (día 28). Vista la calma solar aparente, nos preguntamos por su correspondencia con las tormentas geomagnéticas de la Tierra, productoras de las abundantes y brillantes auroras polares de octubre pasado (típicamente relacionadas con las manchas de la Fotosfera, explicando la ausencia de ambas durante la “Pequeña Edad de Hielo” --siglos XVII-XVIII— pero no sin discusión, a la luz de las observaciones del Sol actuales). Existen fuentes aurorales inducidas por violentas erupciones, EMC´s, o los agujeros coronales por los que escapa un viento solar cargado de masa expandida por todo el Sistema Solar. Fenómenos de un Sol a considerar como objeto de observación astronómica preferente, cuyo magnetismo comentamos seguidamente (ver Cuadro-1 y mosaico SDO-NASA, de los días 25…27).

Cuadro 1: Emisiones del Sol percibidas en la Tierra Foto 1: Imágenes del Sol NASA en Visible - H-Alfa - UVE
Foto 2: Protuberancia NE del Sol  (H-alfa) el 28-SEP-2016 Foto 3: Protuberancia NE del Sol  (H-alfa) el 28-SEP-2016 Detalle Foto 4: Fotosfera solar 08-OCT-2016

Magnetismo solar, una nueva mirada en nuestra observación del Sol

Seguimos la actividad del Sol observándolo en óptico y radio de modo cotidiano, con el objetivo de definir el “Clima solar” (tal como se viene haciendo de modo progresivo desde hace 261 años), lo que nos permitió descubrir en el siglo XIX los ciclos solares de 11 años de promedio (Nota-1).  Componer los gráficos del Nº de Wolf (basado en el conteo de manchas solares) y su aparente correspondencia con las emisiones RF, y observar los eventos aleatorios de la Cromosfera, no son métodos suficientes para la citada definición del Cima solar (Nota-2), en especial en lo que concierne a las variaciones del magnetismo solar y su influencia en el magnetismo terrestre (Cuadro-1). Los observatorios profesionales obtienen imágenes solares de alta resolución, haciendo visible la Corona (gracias a los coronógrafos). Pero el filtro atmosférico impide observar en longitudes de onda muy cortas, un problema resuelto por los telescopios espaciales, diseñados para mostrar el Sol en UVE, RX y Rayos gamma (SOHO, SDO, etc.), donde se aprecian torbellinos producidos por los campos magnéticos locales, así como “agujeros coronales” y emisiones de masa coronal (EMC/MCE), a menudo independientes de las manchas y sus Regiones Activas (R.A./A.R.). También destacamos los grandes filamentos que acaban por colapsar emitiendo grandes erupciones (como las observadas en 2015), que parecen ser más frecuentes durante el descenso desde el Máximo hacia el Mínimo del Ciclo solar (Nota-3). 

Sabemos, en resumen, cómo las variaciones en la actividad magnética del Sol excitan los campos magnéticos planetarios, produciendo las auroras polares, que se dan en la Tierra, Júpiter y Saturno (planetas provistos de notables campos magnéticos). Parecía razonable estudiar los efectos de las alteraciones magnéticas del Sol, cuyas consecuencias afectarían a nuestra Civilización tecnológica (además de su posible influencia en el Clima de la Tierra). Tanto la NOAA como el SIDC han establecido patrones de investigación y monitorización, incluidos en lo que se conoce como “Space Weather” (literalmente “Tiempo meteorológico espacial”) (Nota-4).

El nuevo servicio de Predicción del Tiempo Espacial LDiñ

(Spanish Local Disturbance index = Perturbación del magnetismo en el suelo español … www.senmes.es

Servicio Nacional de Meteorología Espacial, Universidad de Alcalá, Madrid

En la Conferencia de Consuelo Cid Tortuero, de 18-OCT-2016 (en la sede de la AAM), quedó expuesta la importancia de monitorizar la variación local del magnetismo terrestre debida al impacto del viento solar intensificado por erupciones y CME´s solares orientadas hacia la Tierra. En estos casos existen riesgos de daños severos en las instalaciones tecnológicas, evitables con alertas del nuevo Servicio (¡el Space Weather español!), aplicando posibles medidas de protección por parte de las sociedades industriales afectables (redes eléctricas y de telecomunicaciones, GPS, satélites, trenes, oleoductos, etc.).

Cuando alcanza la Tierra el fuerte impacto de una intensa emisión solar, se produce un Electrojet, bajando las auroras polares hasta latitudes bajas (en 1769 se vieron auroras en Madrid, ¡a 40ºN!). Anotamos tres notables daños en redes eléctricas y de telecomunicaciones sucedidos en los últimos 50 años:

-1.967: “Medio Sol ha volado”

-1.989: El suceso de Quebec, Canadá.

-2.003: Daños en las centrales eléctricas de Suráfrica.

Estos sucesos son consecuencia de como los campos magnéticos originan campos eléctricos, cargando las redes y destruyendo instalaciones. Si en la actualidad se diese otro “Efecto Carrington” (Nota-5), los daños tecnológicos podrían ser incalculables, salvo sean previsibles y se establezcan medidas de protección, atendiendo las informaciones del nuevo SNME de modo tan habitual como las de la AEMET para las perturbaciones del tiempo meteorológico.

Un ejemplo de la discordancia entre lo observable en longitudes de onda luminosas y lo medible en actividad magnética lo proporcionó el 25-OCT-2016, con la llegada de una tormenta geomagnética, productora de intensas auroras boreales. (ver composición con imágenes del SDO, donde se aprecia un enorme “agujero coronal” en contraposición con las imágenes “poco activas” en óptico).

NOTAS:

Nota-1: Ahora estamos en el Ciclo solar Nº 24.

Nota-2: Métodos de observación diaria seguidos por la Agrupación Astronómica de Madrid (AAM).

Nota-3: En 2015 se produjeron grandes erupciones causadas por enormes filamentos colapsados (Hyder flares), alguno con ¡1 millón de Km de longitud!

Nota-4: El tiempo espacial (Space Weather) es el estado físico y fenomenológico de los espacios naturales (consultar en la web del SNME el parte diario, de obligada referencia para el observador del Sol.

Nota-5: El Efecto Carrington.-El primero de septiembre de 1.859, el Sol emitió una potente llamarada, capaz de incendiar líneas del telégrafo en Norteamérica, viéndose hasta en la meridional Florida. Entre el 28 de agosto y 2 de septiembre de ese año, se vieron auroras en Roma o Madrid, La Habana y el norte de Colombia (8º45´N). El astrónomo inglés Richard Carrington observó y registró fulguraciones brillantes sobre un gran grupo de manchas de la Fotosfera solar. Fue el mayor evento que interaccionó Sol y Tierra, desde que existen la observación solar científica.

Nota final: Datos extraídos de las páginas web, de NOAA, SIDC, SDO, SENMES, IAC, y Wikipedia, con nuestro agradecimiento por su publicación.

Artículos recomendables, publicados en la web del SIDC (Solar Influences data Center, Bruselas---http://sidc.oma.be):

-Sept 20, 2016: Farside eruption

-Oct 03, 2016:  So long filament 

-Oct 19, 2016:  Sunspot gets a facelift

Submit to FacebookSubmit to Twitter
AGRUPACIÓN ASTRONÓMICA DE MADRID
C/ Albendiego, 22 28029 (MADRID) Teléfono: 91 467 12 68

e-mail: info@aam.org.es